+34 914 130 914 / +34 935 455 610

Cuando las organizaciones enfrentan cambios, desafíos o crecimiento, los líderes de IT pueden sentirse abrumados por la cantidad de cosas por hacer. Puede ser fácil pasar por alto la seguridad cuando estas adaptándote a nuevos escenarios, contratando nuevos empleados, modificando la infraestructura y adoptando nuevas políticas.

Sin embargo, la falta de una estrategia de ciberseguridad apropiada pone a las organizaciones en una situación de vulnerabilidad, cada día más significativa, respecto del potencial daño financiero, de marca y reputacional que puede surgir de una brecha de datos (y muchos negocios nunca se recuperan).

Desarrolla tu propia estrategia

Los beneficios de la transformación digital tienen su contracara en el riesgo de vincular cada vez más profundamente los procesos empresariales a infraestructura y recursos de IT. Mientras las empresas ahondan en este sentido, la ciberseguridad emana como un factor clave en la habilidad de la organización de proteger sus activos, incluyendo reputación, propiedad intelectual, empleados y clientes.

Muchos líderes de IT creen que sus inversiones en soluciones técnicas sofisticadas son directamente proporcionales a su nivel de protección. Sin embargo, esto es solo una parte de una foto mucho más amplia.

Solo las organizaciones capaces de abordar la seguridad desde un enfoque integrado e íntimamente atado a las necesidades de negocio serán capaces de plantar cara a las amenazas de hoy.

A continuación, enumeramos algunos puntos básicos para que puedas establecer una estrategia de seguridad inicial.

Paso 1: Analiza los riesgos de ciberseguridad en relación con las operaciones esenciales de tu empresa

Este trabajo es crítico para determinar cómo tus vulnerabilidades pueden afectar directamente a tu negocio. Las amenazas se han vuelto más frecuentes y complejas, y las organizaciones deben comenzar por entender que implican para ellas, las áreas clave de inversión y el nivel aceptable de riesgo.

Paso 2: Conduce un análisis de un tercero para identificar las principales vulnerabilidades

Este análisis debería evaluar la postura general de seguridad en tu organización y proveerte una apreciación global de como setear prioridades y dónde hacer las inversiones más inmediatas. Las soluciones de hacking ético tipo black box pueden ser un buen punto de partida para que las empresas que han relegado la ciberseguridad a un segundo plano puedan volver a tomar las riendas, tener una visión general del estado de las cosas y poder planear. Este tipo de soluciones son también muy atractivas para nuevos CIOs e IT Managers que han heredado infraestructuras complejas sin documentar.

Paso 3: Revisa tu red actual

Securizar la red es un aspecto vital para la conservación del dato, para mantener la información compartida segura, y poder asegurar el acceso a los recursos empresariales. Una solución de seguridad de red con el diseño apropiado reduce sobrecostes y salvaguarda a las organizaciones de pérdidas costosas que surgen de brechas de datos u otros incidentes de seguridad que impliquen pérdida de confianza o una interrupción en las operaciones.

Paso 4: Establece medidas de monitorización para prevenir y desalentar las amenazas internas

La monitorización ofrece una visión coherente de todas las actividades “cyber” de la organización, y alienta a una cultura positiva que desalienta comportamientos anti productivos. También ayuda a abordar las amenazas de “actores internos” quienes, a consciencia o no, pueden perpetuar o facilitar un ataque.

Paso 5: Implementa un programa de formación y fomenta una cultura de consciencia

El “alfabetismo tecnológico” no suele ser uniforme entre los diferentes departamentos y personas. La implementación de programas de formación son una excelente táctica para poder impartir conocimiento sobre mejores prácticas en temas como phishing, contraseñas y viajes. Ten presente que las actividades aisladas pueden quedar en el olvido; es recomendable fomentar una cultura de consciencia.

Paso 6: Acepta el hecho de que serás atacado, y planea consecuentemente

Estar preparados para un ataque exitoso es una tarea esencial a la hora de desarrollar un plan de seguridad. Es imperante que las empresas cuenten con los recursos y habilidades que permitan identificar y aislar problemas de manera rápida, determinar el nivel de investigación y respuesta necesaria y, sobre todo, mantener el negocio funcionando.

Paso 7: Revisa tu estrategia periódicamente

Como los planes de seguridad difieren ampliamente de una organización a otra, también diferirán dentro de tu empresa a medida que evolucionas. Si te encuentras frente a cambios organizacionales profundos, debes reevaluar continuamente tu estrategia y las potenciales amenazas del nuevo escenario.